Instalaciones de neutralización
La técnica de neutralización de AW es la solución moderna y económica para la neutralización de efluentes de laboratorios o de la industria. Básicamente se aplican tres procedimientos:

Neutralización en discontinuo
Neutralización continua
Neutralización con reactor

Instalación de neutralización en discontinuo

(Para ampliar la imagen hacer clic sobre el diagrama)

Imagen 1: Croquis de una instalación de neutralización en discontinuo

Säure = ácidos

Lauge = bases

Zulauf = entrada

Reaktionsbehälter = Reactor

Zum Kanal = salida

Schema 1 = Imagen 1

Los efluentes son conducidos a un recipiente en el cual, al alcanzarse un cierto nivel, se mezcla el contenido de forma intensiva mediante un agitador, y en caso necesario, se dosifican ácidos o bases. Cuando se consigue el pH deseado, y tras un tiempo de reposo, se vierte el contenido. Durante el proceso de neutralización no se pueden verter efluentes en el recipiente, por esto en la mayoría de los casos son necesarios dos recipientes de neutralización, que funcionan de forma alterna.


Ventajas:

Gracias al tamponado, se neutralizan recíprocamente los efluentes ácidos y los alcalinos; de esta forma se ha de añadir menos cantidad de ácidos o bases.

Desventajas:

Requiere mas equipamientos, por lo tanto no es económicamente interesante para grandes caudales


Instalación de neutralización continua

(Para ampliar la imagen hacer clic sobre el diagrama)

Imagen 2: Croquis de una instalación de neutralización continua

Säure = ácidos

Lauge = bases

Zulauf = entrada

Reaktionskammer = Cámara del reactor

Nachreaktionskammer = Cámara de reacción complementaria

Zum Kanal = salida

Schema 2 = Imagen 2

Aquí sólo es necesario un recipiente reactor, que puede ser alimentado de forma continua. El pH se mide continuamente, y se dosifican ácidos o bases según la desviación existente. El recipiente está siempre lleno, lo que significa que si entra 1 litro de agua, se vierte 1 litro al canal. Si se producen alternadamente efluentes con distintos valores de pH, no se pueden neutralizar recíprocamente, con lo que el consumo de sustancias químicas es mayor.
Debido a las circunstancias hidráulicas, los efluentes circulan por la instalación a distintas velocidades, lo que puede resultar en una dosificación insuficiente o una sobre dosificación en función del tiempo de retención.
Este procedimiento se recomienda en los casos donde el nivel de pH de los efluentes es prácticamente constante.

Ventajas: Instalaciones sencillas y mas económicas comparando con la neutralización en discontinuo.

Desventaja: Mayor consumo de sustancias químicas

Instalación de neutralización con reactor

(Para ampliar la imagen hacer clic sobre el diagrama)

Imagen 3: Croquis de una instalación de neutralización con reactor

Zulauf = entrada

Zum Kanal = salida

Max = max

Voll = lleno

Reactor = reactor

Arbeitskontakt = nivel de trabajo

Leer = vacío

Vorlagebehälter = depósito de almacenamiento

pHA = Medición del pH inicial

pHD = Medición del pH de la dosificación

pHE = Medición del pH control final

Säure = ácidos

Lauge = bases

Schema 3 = Imagen 3

El reactor de AW combina las ventajas de la neutralización por cargas y de la neutralización continua.
Los efluentes a ser tratados se conducen a un depósito de almacenamiento, donde se tamponan. A un determinado nivel de trabajo el agua es transportada al reactor a través de una bomba. El pH es medido en el reactor, y según la desviación se adiciona ácido o base y se mezcla intensivamente en el reactor
El pH medido a la salida del reactor determina si los efluentes pueden ser vertidos después el control final del pH , o si deben ser retornados al depósito de almacenamiento.
Antes de dosificar ácido o base se deja un cierto tiempo de espera antes del inicio de la neutralización, durante el cual se mezcla intensamente el contenido del depósito de almacenamiento. Con esto se consigue que los efluentes con distintos niveles de pH se neutralicen recíprocamente, lo que también deriva en un ahorro del consumo de sustancias químicas.

Ventajas: Menor consumo de sustancias químicas, y con ello menores costes de explotación.
Menos equipamiento, y con ello ahorro, gracias a los menores costes de inversión.
Menor necesidad de espacio, y con ello ahorro en los costes de construcción.